La vida como enfermera covid19 en Trinidad
HogarHogar > Noticias > La vida como enfermera covid19 en Trinidad

La vida como enfermera covid19 en Trinidad

Apr 28, 2023

Keisha Prevatt-Gomez trabaja en las instalaciones de cuarentena de los hospitales Couva y Caura.

"Siento como si estuviéramos parados en las puertas y literalmente protegiendo al país", dice ella. "Siento un sentido de propósito y responsabilidad hacia el resto de TT. Estoy haciendo mis propios sacrificios por lo importante que es".

Es enfermera de infecciones, prevención y control (IPC, por sus siglas en inglés) en la Autoridad de Salud Regional del Centro Norte.

La función principal de Prevatt-Gomez es garantizar que todo el personal que se ocupa de los pacientes con covid19 use su equipo de protección personal (EPP) de manera adecuada. Ella se asegura de que los trabajadores de la salud tengan el equipo correcto, sin grietas ni rasgaduras en el equipo, antes de ingresar al área.

Dijo que algunas personas quieren usar dos o tres máscaras porque piensan que les ofrece más protección, pero eso no es lo ideal.

"Hay dos niveles de EPP que usamos, dependiendo de lo que vayamos a hacer con el paciente.

"Si vamos a las unidades de cuidados intensivos, usamos el mono completo Tyvek con capucha y piezas para los pies, con un delantal encima, guantes dobles, que están vendados, una máscara N95 y gafas o protectores faciales.

"Usamos esto porque estos pacientes son más críticos. Si tuviéramos que succionar a un paciente, estaríamos aerosolizando las gotas y podrían caer sobre nosotros, por lo que usamos el nivel más alto de PPE que tenemos".

"Si tuviéramos que hacer algo menos invasivo, igual usaríamos dos pares de guantes, dos cubrezapatos o botines, una bata quirúrgica reforzada con delantal, una mascarilla quirúrgica, gafas protectoras y una cubierta para el cabello. También damos lo mejor pacientes una mascarilla facial quirúrgica diariamente".

Prevatt-Gomez dijo que los trabajadores se ponen el EPP al menos tres veces por turno, y hay dos o tres turnos en un período de 24 horas. Ella hace un balance del inventario de EPP dos o tres veces al día, hace pedidos de reabastecimiento y distribuye los artículos a los diferentes departamentos. Su hermana trabaja en un hospital en Nueva York y dijo que las enfermeras en TT están mucho mejor equipadas.

Prevatt-Gomez dijo que cree que TT tiene suficiente PPE una vez que no haya un aumento en los casos. Hubo un excedente de suministro porque se compraron existencias en 2016 y 2017 para prepararse contra un posible brote de ébola, y la NCRHA había verificado que todavía eran utilizables. Dijo que la capacitación había estado en curso en caso de un brote viral, por lo que las enfermeras estaban acostumbradas a trabajar con el PPE, que es un grado superior al necesario para covid19.

Como enfermera habitual, trabaja por turnos con los pacientes, tomando sus signos vitales, llevándoles comidas y desinfectando sus habitaciones.

Las enfermeras, dijo, también conversan con los pacientes, muchos de los cuales están deprimidos y extrañan a sus familias. Algunos están frustrados porque tuvieron que permanecer en cama la mayor parte del día ya que se encontraban en un ambiente hospitalario. Algunos están en una sala donde pueden hablar entre ellos, pero otros están solos en una sala de aislamiento. Ella dijo que se aburren a pesar de que tienen sus teléfonos y una conexión a Internet, por lo que las enfermeras tratarán de mantener el ánimo hablando con ellos por el intercomunicador.

"Una de las batallas que estamos teniendo es convencer a los pacientes de que, si bien pueden sentirse bien, aún son contagiosos.

"El virus es algo nuevo, y creo que es más difícil para las personas que no están muy enfermas, porque empeoran los síntomas cuando tienen gripe, ¿por qué no pueden irse a casa?

"La cuarentena te afecta mentalmente: no solo a los pacientes sino también al personal.

"Hay una línea directa para que el personal y los pacientes hablen con psicólogos y obtengan ese apoyo mental".

Prevatt-Gomez dijo que el equipo de trabajadores de la salud está inspirado para seguir haciendo lo que hacen porque han visto la velocidad a la que las personas pueden empeorar.

El personal de otras regiones también se ha ofrecido a ayudar. Dijo que hay enfermeras que tienen miedo, pero si no pueden superar sus miedos con educación, son trasladadas a áreas menos críticas del sistema de salud.

Dijo que todos los trabajadores de la salud que se ocupan de los pacientes con covid19 están siendo alimentados a través del hospital, y las empresas privadas como Massy Stores también les proporcionan alimentos.

Prevatt-Gomez no vive con su familia mientras trabaja con pacientes de covid19.

“No tengo a mis hijos conmigo, no porque piense que los infectaré, sino porque tengo que practicar lo que predico. Así que estoy haciendo mi propio distanciamiento social y cuarentena tanto como sea posible.

"Voy de casa al trabajo, minimizo mis viajes, voy al supermercado con una lista para asegurarme de tener todo de una vez y vuelvo a casa. Cuando estoy en casa, que casi nunca, duermo , jugar con mis perros y volver a salir.

"Estoy haciendo mis propios sacrificios porque es muy importante".